viajardenoche

El viaje diurno y el viaje nocturno

De acuerdo a lo expuesto básicamente podemos hablar de dos tipos de viaje:

Ø     Diurno o solar: que se realiza a través del día, el terreno de la conciencia, los poderes masculinos, el territorio del padre, el sol, el coraje.

Ø     Nocturno o lunar que se realiza de noche, en el terreno del inconciente, los poderes femeninos, el territorio de la madre, la luna, la fe.

A su vez podríamos decir que el viaje se produce básicamente en dos niveles:

Es decir que, si consideramos el viaje del héroe como una alegoría del paso por la vida, podríamos dividirlo en una sección obligatoria y una sección voluntaria.  La carta 13 es la frontera. Todos llegamos hasta allí. Dependiendo de nosotros mismos y de lo que hacemos con nuestra vida, experimentamos la muerte como un final o como un tema clave, una etapa de trancisión esencial que tiene lugar en la mitad de la vida, tras la cual nos espera lo que importa de verdad, la iniciación, la fase transpersonal y el desarrollo del yo. Primero necesitamos madurar en la fase uno. Antes de abordar lo trascendente debemos manejar con éxito lo cotidiano. De la misma manera para superar el ego y alcanzar el yo tendremos que desarrollar primero un ego fuerte, capaz de encontrar su sombra a lo largo del camino, sin ser devorado por ella. Algunas personas jamás atraviesan la frontera.

El camino no es ni del hombre ni de la mujer. De hecho la única forma de reencontrar la totalidad es recorrer ambos las dos vías. El camino del héroe es también el de la heroína.

En  la primera mitad de la vida es el momento del desarrollo personal y el crecimiento exterior. En la segunda mitad de la vida nos volvemos hacia el interior y tomamos contacto con la sombra.

Visto como un esquema en este camino encontramos distintos estadios diferenciables:

La niñez del héroe: el estado simbiótico.

La partida y transformación en adulto: maduración y desarrollo de la personalidad.

El proceso de iniciación: la apertura transpersonal.

El objetivo o meta del viaje: renacimiento-redención-totalidad. La conciencia de la unidad de todas las cosas.

 

Graciela Caprarulo